Elegir un hotel temático para pasar las vacaciones puede ser una oportunidad para hospedarse en un lugar diferente, con estilo y características propias. Estos hoteles temáticos, también conocidos como hoteles boutique, brindan una experiencia diferente, única y personal a sus huéspedes.

Las grandes cadenas hoteleras tienen todo lo necesario para hacer sentir a gusto a las personas que se hospedan en sus hoteles; sin embargo, la experiencia se siente un poco impersonal y a pesar de todas sus atenciones, las personas no se sienten en un lugar especial, con características propias. Da la impresión de que todos son iguales.

Por ello, muchos eligen hoteles temáticos; sitios diseñados especialmente para enriquecer la experiencia. En Argentina se puede encontrar una gran variedad de hoteles que le rinden tributo a deportes como el Polo, al bienestar y a la cultura vitivinícola de los argentinos. Estos hoteles tienen una arquitectura que se adapta al entorno en donde se encuentran. Viejas haciendas, fábricas, hoteles antiguos y casonas se rediseñan para ofrecer una experiencia inolvidable.

En la ciudad de Buenos Aires, los hoteles se encuentran en lugares estratégicos como Palermo Soho, Recoleta, o el centro porteño. Allí el huésped se siente a gusto, como en la casa de lujo de un amigo, pues suelen ser de menores dimensiones; la experiencia se percibe como única y exclusiva.

Hoteles que poseen habitaciones con diseños personalizados, en sus espacios se destacan las obras de arte y los objetos alusivos a la temática del hotel. Por ejemplo, Casa Calma Hotel, es un espacio exclusivo en el microcentro porteño, rodeado de plantas y amigable con el ambiente. Sus espacios invitan a los huéspedes a sentirse en un lugar especial, en medio del corazón de Buenos Aires.

Estos hoteles son una alternativa ideal para sentirse diferente, rodeado de nieve, selva o arte. Una oportunidad para hospedarse en lugares que honran la cultura argentina.